¿SERÍA POSIBLE FORZAR LA VENTA DE UN PROINDIVISO?

forzar-venta-proindiviso

Forzar la venta de un proindiviso es una opción viable desde el punto de vista jurídico si nos encontramos en situación de copropiedad, es decir, en caso de compartir la propiedad del bien inmueble con otro sujeto como sería nuestra ex pareja o alguno de nuestros hermanos.

La concepción sobre qué es un proindiviso va unida de manera clara a lo establecido en el artículo 400 del Código Civil, precepto que permite a cualquiera de los copropietarios salir de la comunidad de bienes de la cual forma parte, realidad sobre la que nuestra jurisprudencia ya se ha manifestado en innumerables ocasiones en los últimos años.

se-puede-obligar-a-repartir-una-herencia
FUENTE CONSULTADA | STS 609 / 2012 (véase punto 1 bibliografía artículo)

Y a pesar de esta realidad jurídica defendida en nuestro ordenamiento legal, el desconocimiento sobre las opciones que tendremos al ser propietarios de una “parte de la casa” son aún notorias al respecto entre la ciudadanía de nuestro país, siendo este el motivo por el cual en su momento desarrollamos el blog corporativo de la web de nuestro despacho de abogados en Madrid.

En GJ Defensa Legal hemos destacado de siempre por una explicación sencilla sobre aquellos preceptos que explicarían el conflicto jurídico que podrías estar viviendo en estos mismos momentos, acompañando a la inmensa cartera de clientes que han depositado en nuestro equipo la tramitación de su supuesto de hecho.

Por ello, hoy dedicamos un post a explicar los diversos pasos a tener en cuenta para forzar la venta de un proindiviso, mezclando la teoría jurídica con escenarios legales de carácter práctico que nos permitirán ejemplificar la situación en la que en estos momentos podrías llegar a encontrarte.

¿Realmente se puede obligar a un copropietario a vender su parte de la casa?

Cuando hablamos de la posibilidad de forzar la venta de un proindiviso, es importante diferenciar previamente los conceptos jurídicos que apreciamos a nivel teórico de la perspectiva práctica que pudiera suceder tras la aplicación de cada uno de ellos. Los bienes en proindiviso surgen cuando existe una pluralidad de sujetos frente a una unidad de objeto.

A modo de ejemplo, si una madre fallece y deja la vivienda a sus dos hijos, de esta herencia surgirá un proindiviso, siendo ambos descendientes propietarios a partes iguales del bien inmueble en cuestión (un solo bien + 2 personas propietarias del mismo) en caso de que la progenitora no haya especificado nada al respecto en su testamento.

vender-parte-de-una-herencia
FUENTE CONSULTADA | Web Vanitatis (véase punto 2 bibliografía artículo)

El legislador es conocedor del carácter negativo de esta institución ya que, basta con aplicar la lógica y el sentido común para entender que, si de cualquiera de los hermanos hubiese dependido, ambos desearían hacer uso y disfrute del proindiviso de manera individual, sin tener que pedir explicaciones al otro miembro de su familia para hacer cualquier tipo de modificación sobre el mismo (alquilarlo, reformarlo, venderlo etc…).

Por ello, nuestro ordenamiento nos da la posibilidad de finalizar con esta situación, reforzando el carácter individual que preside la comunidad de bienes y eliminando cualquier tipo de obligación entre los sujetos integrantes de la misma, permitiendo forzar la venta del proindiviso que ambos conformarían en la actualidad.

 

Anteriormente hemos mencionado las opciones que tendríamos al ser propietarios “de una parte de la casa”, algo que desde el punto de vista de la teoría jurídica no es exactamente así.

 

No es que seamos propietarios de una parte exacta del bien inmueble (por ejemplo, la cocina y el baño), sino que el derecho de propiedad es compartido con otra persona y, al no poder dividirse el bien en cuestión, un juez te puede obligar a vender el proindiviso del que formas parte

Aunque más adelante profundizaremos en las distintas fases mediante las cuales es posible forzar la venta de un proindiviso, debemos saber que un procedimiento de acción de división de la cosa común (si finalmente llegase a la vía judicial), constará de 2 partes detalladas brevemente a continuación:

  • PROCESO DECLARATIVO (Artículo 248 Ley de Enjuiciamiento Civil) ➝ Este tipo de procedimientos tienen por objeto la declaración, modificación o extinción de una relación jurídica.
  • PROCESO EJECUTIVO (Artículo 521 Ley de Enjuiciamiento Civil) ➝ Una vez declarada la indivisibilidad del inmueble mediante sentencia firme, se produce el traslado de la sentencia en un plazo de 20 días en un proceso a posteriori donde lo que se solicita es la subasta del bien.

 

Es decir, no es que sea posible “forzar” la venta del proindiviso, sino que la combinación de estos dos procedimientos habilita nuestra opción de subastar el bien para darle a cada copropietario su cuota de propiedad.

No obstante, la depreciación de su valor si este procedimiento llegase a su última etapa (véase el siguiente epígrafe de nuestro artículo) sí actúa como elemento de presión para forzar la venta del proindiviso mediante un agente inmobiliario, logrando ese acuerdo entre las partes por miedo a que la negación de una de ellas le haga obtener menos dinero del que podría obtener si saca su vivienda al mercado de mutuo acuerdo.

¿Cuánto pagan las empresas que compran proindivisos?

Si la anterior explicación teórico – jurídica quizás te ha resultado demasiado compleja, basta con que apliques la lógica o el sentido común sobre el tejido empresarial inmobiliario en la actualidad para entender hasta que punto será posible forzar la venta de un proindiviso.

En los últimos años han surgido innumerables corporaciones dedicadas a la compra de proindivisos, las cuales adquieren nuestra parte de la vivienda (o de un terreno sin edificar) para, a posteriori, iniciar las oportunas negociaciones con el otro copropietario hasta finalmente lograr vender el proindiviso del que forman parte y obtener así una mayor rentabilidad tras la operación ejecutada.

noticia-periodico
FUENTE CONSULTADA | Web Diez Minutos (véase punto 3 bibliografía del artículo)

Lejos de ser algo ilegal, oscuro o carente de regulación jurídica, este tipo de empresas no son más que la respuesta natural del mercado inmobiliario ante el innumerable conjunto de situaciones que con carácter habitual se dan cuando existe una situación de copropiedad entre varios sujetos, algunas de ellas ejemplificadas a continuación:

  • Cuando existen tres herederos, pero uno no quiere vender.
  • Cuando queremos comprar una casa con varios propietarios, pero alguno de ellos no quiere vendernos su parte (véase noticia anteriormente citada).
  • Cuando quiero vender mi parte de la copropiedad para obtener esa liquidez económica que un momento dado podría necesitar para realizar proyectos de otro tipo.
  • Cuando compran nuestra parte del piso para, a posteriori, obligar a nuestro ex a vender la vivienda que de mutuo acuerdo no hemos conseguido por falta de entendimiento como pareja.

 

No obstante, para determinar cuánto pagan por un proindiviso, es de lógica que el valor ofrecido por nuestra parte de la casa será muy inferior al que podríamos obtener si iniciamos un procedimiento por nuestra cuenta con el objetivo de forzar la venta del proindiviso que tenemos en común.

Ser propietarios de solo una cuota de la propiedad no ofrece ningún tipo de rendimiento económico, sustentándose este negocio en la opción de que se puede vender una propiedad si un propietario no quiere, desarrollando el procedimiento judicial que a continuación explicaremos en el siguiente epígrafe de nuestro artículo.

Además, para valorar el interés que tendría la adquisición de una cuota de la propiedad en proindiviso, este tipo de corporaciones suelen tener en cuenta cuestiones como las detalladas brevemente a continuación:

  • Que no exista ningún derecho grabado sobre el inmueble en cuestión (por ejemplo, una hipoteca).
  • Que la vivienda se encuentre en una metrópoli consolidada con una densidad de población suficiente (por ejemplo, más de 50000 habitantes).
  • Que, en caso de que la vivienda se encuentre en un casco urbano, tenga algún tipo de salida en el mercado inmobiliario.

 

En la misma línea de las entidades dedicadas a la compra de proindivisos existen también corporaciones que operan como compradores de herencias, las cuales suelen ofrecer un precio por todo el lote hereditario para, a posteriori, deshacer el mismo y sacarlo al mercado para obtener el valor que realmente podría llegar a tener.

obras-de-mejora-en-casa-antes-de-ser-heredada
FUENTE CONSULTADA | Real Decreto 24 de Julio de 1889 (véase punto 4 bibliografía artículo)

En conclusión, nadie haría una inversión en adquirir solo una parte de un bien inmueble sino fuese posible forzar la venta frente al resto de propietarios, siendo esta una de las principales diferencias entre indiviso y proindiviso, que el primero puede venderse en su totalidad mientras que el segundo refiere esa relación jurídica y de copropiedad entre varias personas con las que, de una u otra forma, tendremos que sentarnos a negociar.

Establecidas ya las distintas opciones para salir de una propiedad indivisa y aclarada la legalidad de cada una de ellas, si deseas forzar la venta de un proindiviso te invitamos a ponerte en contacto con nuestro equipo rellenando el siguiente formulario de contacto.

En GJ Defensa Legal analizaremos las particularidades que expliquen tu caso en particular para, a posteriori, trazar la estrategia jurídica que mejor se adapte a tus intereses personales con lo más de 10 años de experiencia que tenemos en la tramitación de supuestos de hecho de este tipo.

Fases para forzar la venta de un proindiviso

Nuestro sistema legal no establece un cauce exclusivo para instar frente al resto de copropietarios un procedimiento de acción de división de la cosa común, siendo esta la herramienta con la que contaremos para forzar la venta del proindiviso del cual formamos parte en la actualidad.

Si tenemos en cuenta el objeto del litigo (en este caso un bien inmueble), es más que probable que el mismo supere la cuantía de los 6000 euros, por lo que los procesos de este tipo se incluyen en nuestro ordenamiento civil dentro del ámbito del juicio ordinario (artículo 249.2 Ley de Enjuiciamiento Civil).

No obstante, la definición sobre qué es un proindiviso podría “diferir” en cierto modo de los problemas habituales que se aprecian al existir la propiedad compartida de una vivienda, debiendo detallar de manera clara las distintas fases que debemos respetar en los procesos de este tipo para obtener un resultado satisfactorio en base a nuestros intereses personales como copropietarios del inmueble.

vender-herencia

Fase extrajudicial de negociación con el resto de copropietarios

A la hora de intentar forzar la venta de un proindiviso, la negociación previa con el resto de propietarios del bien inmueble es un elemento fundamental para probar nuestra buena fe como parte demandante a lo largo del proceso.

A modo de ejemplo, tras el reparto de una posible herencia, es imprescindible intentar buscar una solución si un heredero no quiere vender de manera extrajudicial ya que, en caso de que finalmente sí se proceda a la interposición de la demanda, en los hechos contenidos en la misma argumentaremos que, solo ante la imposibilidad de haber llegado a un acuerdo con la otra parte nos hemos visto obligados a recurrir a los organismos de justicia competentes.

Un elemento en común que se aprecia en todos los procedimientos para forzar la venta de un proindiviso, en especial si los comparamos con otras ramas del ordenamiento jurídico, es que gran cantidad de ellos finalizan en esta vía, acordando las partes la venta del proindiviso a través de un agente inmobiliario.

 

Siguiendo con el ejemplo anterior, imaginemos que un heredero no quiere vender y que, por mucho que hemos intentado hablar con el de manera informal (como sería la discusión que podría darse en el seno de cualquier núcleo familiar) este se niega a vender la propiedad que comparte con nosotros.

 

Cuando recibe el burofax del abogado, lo lógico es que se ponga en contacto con alguien especializado en la materia para asesorarse acerca de las posibles consecuencias que podría tener el inicio de un procedimiento de estas características.

Y lo cierto es que, a excepción de que concurriesen una serie de circunstancias que con carácter general no suelen apreciarse, en caso de que el heredero siguiese negándose, el proceso de división de la cosa común finalizaría en subasta, con la depreciación del valor del inmueble que esto podría acarrear más la condena en costas a la parte que de mala fe se ha opuesto al correcto desarrollo del proceso.

foto-7

Interposición de la demanda para la disolución de un proindiviso

Tras haber intentado llegar a un acuerdo con el resto de copropietarios y no haber conseguido nuestro objetivo, el siguiente paso será la interposición de la demanda para lograr la “partición” de la cosa común. Si te fijas, el término partición aparece anteriormente entrecomillado.

En la resolución del juez, al no poder “partirse” la casa, es decir, al ser un elemento indivisible, se procederá a la subasta judicial del inmueble, en tanto en cuanto no existen obligaciones de los copropietarios del inmueble en relación a permanecer en la comunidad de bienes de la que forman parte.

Cuando contratamos un abogado para que nos ayude a forzar la venta de un proindiviso, solo la experiencia de muchos años puede ser el aval de garantía necesario para lograr un resultado satisfactorio acorde a nuestros intereses personales.

 

La forma en la que redactemos la demanda será un elemento clave para la consecución de nuestras pretensiones como parte demandante en el proceso.

 

A modo de ejemplo, en la propia redacción de la demanda podemos solicitar la subasta tras la división de la cosa común o, si fuera esta nuestra intención, armar la estrategia jurídica para que sea el otro copropietario quien finalmente acceda a comprar nuestra parte de la casa.

Por otro lado, con independencia del ejemplo de bien comunal al que nos estemos refiriendo (un bien inmueble o una parcela en proindiviso), es importante valorar que el hecho de haber interpuesto una demanda no elimina nuestra “obligación” de seguir intentando llegar a ese acuerdo para vender el bien que tenemos en común.

articulo-la-razon
FUENTE CONSULTADA | Periódico La Razón (véase punto 5 bibliografía artículo)

Imaginemos que queremos proceder a la disolución de una comunidad de bienes entre hermanos porque uno de ellos no quiere vender. Es posible que durante las primeras comunicaciones su negación se mantenga intacta pero que, tras recibir la demanda, el mismo cambie de opinión y finalmente acceda a llegar a un acuerdo.

Aunque no sea una “obligación” establecida como tal en nuestro ordenamiento jurídico, sí es importante ser conscientes que, como parte demandante, debemos mostrar en todo momento una actitud proactiva para vender el inmueble compartido, no olvidando nunca que nuestro máximo interés para forzar la venta de un proindiviso es obtener el dinero que nos corresponde en base a nuestra cuota como copropietarios, no usar la demanda como un elemento de venganza frente a los miembros de nuestra familia.

 

comunidad-ordinaria-indivisa

Juicio y ejecución de sentencia

Al tratarse de un bien indivisible, en la primera sentencia lo que se buscará será la declaración de esta condición por parte del juez competente para que, en caso de que la resolución no fuese recurrida, se tardarán 20 días en producirse el traslado de la misma.

Una vez finalizado el proceso, una cuestión que suele resultar de importancia a la hora de forzar la venta de un proindiviso es determinar quien paga las costas del proceso de división de la cosa común.

Y aunque no debemos caer en generalidades y será importante analizar cada caso en particular, lo habitual es que, si la parte contraria se ha opuesto de mala fe al desarrollo del proceso (no contestando las comunicaciones de la primera fase, no atendiendo las llamadas de la parte demandante…) sea esta la que sufra la condena en costas.

El cálculo de las mismas es realizado en base al precio del inmueble, siendo bastante elevadas y, por ende, actuando como elemento de presión frente al copropietario que no desea proceder a la venta del proindiviso.

ley-de-enjuiciamiento-civil
FUENTE CONSULTADA | Ley de Enjuiciamiento Civil (véase punto 6 bibliografía del artículo).

Esperamos que a través de este artículo hayas entendido de manera sencilla las diferentes opciones que tendrías a la hora de forzar la venta de un proindiviso, valorando pros y contras de cada una de ellas.

En GJ Defensa Legal nos gusta utilizar el blog de nuestra web para explicar aquellas dudas que con carácter general apreciamos entre nuestra cartera de clientes previo paso al inicio de sus procesos de reclamación. ¿Hay alguna otra pregunta que tengas en relación al proceso de forzar la venta de un proindiviso?

Puedes dejar la misma en la sección de comentarios de nuestro blog.

ABOGADOS ESPECIALIZADOS EN DISOLUCIÓN DE CONDOMINIOS

«Un conocimiento exhaustivo de lo que la ley dicta para nuestro caso en particular será imprescindible para hacer valer nuestros derechos como ciudadanos, siendo este blog un espacio creado únicamente para darte la información que igual en estos momentos necesitas. Te invitamos a seguirnos en Linkedin para mantenerte al día de la actualidad jurídica de nuestro país»

 

📚 BIBLIOGRAFÍA DEL ARTÍCULO

 

1. TRIBUNAL SUPREMO. Sección 1a, Sala 1a Sentencia 609/2012 del 19 de octubre de 2012 

 

2. NOELIA ZAZO (8 de noviembre de 2021) Los herederos de Lucía Bosé comienzan a poner orden en el legado de su madre. VANITATIS, EL CONFIDENCIAL.

 

3. DIEZMINUTOS.ES (12 de mayo de 2021) Kiko Rivera cierra la venta de Cantora: las imágenes que lo demuestran. DIEZ MINUTOS

 

4. REAL DECRETO DE 24 DE JULIO DE 1889, por el que se publica el Código Civil. Las indemnizaciones de las víctimas de accidentes de tráfico. 25 DE JULIO DE 1889.
BOE-A-1889-4763

 

5. INMA BERMEJO (26 de junio de 2021) Disputas entre hermanos por la herencia: ¿qué herramientas legales hay para evitarlas?. LA RAZÓN.

 

6. LEY 1/2000, DE 7 DE ENERO, de Enjuiciamiento Civil. 8 DE ENERO DE 2021.
BOE-A-2000-323

 

ARTÍCULOS
MÁS LEÍDOS

GJ Defensa Legal respeta lo establecido en materia de derechos de autor por nuestro ordenamiento jurídico.

En nuestro despacho de abogados, el reconocimiento del valor hacia aquellos autores que invierten parte de su tiempo en la elaboración de contenidos jurídicos de calidad representa un pilar fundamental en nuestra forma de entender el derecho, contibuyendo entre todos a una explicación de la ley más sencilla frente a aquellos ciudadanos que se ven inmersos en un conflicto legal de cualquier tipo.

Si te gustaría leer alguna de las fuentes citadas en este artículo, puedes acceder a ellas haciendo click en su correspondiente enlace o visitar la bibliografía jurídica que encontrarás al final de nuestra página web.

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Déjanos tu pregunta

Un profesional de GJ Defensa Legal se encargará de resolver la misma a la mayor brevedad posible.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 13 =